Envíos refrigerados en 24 h de lunes a jueves antes de las 13.00 h solo en península.

FAQ’S

¿Más dudas no resueltas? ¿Quieres comentarnos alguna particularidad? Contáctanos en hola@queixosbrigantia.com e intentaremos dar con la respuesta a tu pregunta.

• LECHE CRUDA: es la leche que se obtiene directamente de la ubre, sin pasar por ningún tratamiento térmico, con toda la flora original de la leche y, por supuesto, su riqueza biológica. 

 

• LECHE PASTEURIZADA: es la leche sometida a un tratamiento térmico (calentamiento de aproximadamente 80 ºC) para obtener una leche más estandarizada que, si bien suprime parte del riesgo del (hipotético) desarrollo de patógenos, elimina parte de la flora autóctona que confiere carácter y personalidad a la leche.

 

• LECHE UHT: esta leche se somete a un proceso de ‘’uperización’’ (UHT en inglés, ultra high temperature), el cual la somete a una temperatura de 150 grados. Se inyecta vapor durante uno o dos segundos, acabando así con todas las bacterias. Después, como en el caso de la pasteurización, se enfría a 4 grados. Con este método se puede conservar el producto en perfectas condiciones durante meses.

Quesos redondos duros o semiduros

Como nuestro queso de Oveja, Mezcla o Grei de Breogán

1. Corta el queso entero por la mitad.

2. Después córtalo en forma de cuña.

3. A continuación puedes hacer triángulos iguales desde la corteza hasta la cuña.

4. Evita que el grosor sea demasiado fino o demasiado grueso.

 

Quesos redondos parafinados en cuñas

Como nuestro queso de Oveja y Mezcla en cuña.

1. Colócalo sobre una de las dos secciones.

2. Córtalo en porciones triangulares desde la corteza hasta la cuña.

3. Después córtalo en bies hasta los bordes del queso, en forma de abanico.

4. También puedes cortarlo en cubitos del mismo tamaño.

 

Quesos muy duros

Como los añejos tipo parmesano.

1. No lo cortes.

2. Simplemente pártelo en trocitos irregulares (puedes ayudarte de un cuchillo tipo punzón). 

 

Quesos redondos, pequeños y planos,

Como nuestro queso cremoso o Arzúa.

1. Debes cortarlo como una tarta. cortarse como una tarta, en porciones triangulares iguales, partiendo del centro hacia los bordes.

 

Quesos en tetilla

1. Usa un cuchillo cebollero de filo liso y ancho calentado con agua caliente o vapor.

2. Empieza cortando el queso por la mitad.

3. Después corta cada mitad en cuñas y finalmente en porciones triangulares.

La nevera es un entorno seco y sin humedad, así que para que el queso no se seque, hay que aislarlo lo máximo posible.

 

Para eso envuélvelo en un papel parafinado (en la tienda te lo damos), ya que deja respirar al queso y al mismo le deja preservar la humedad; intenta evitar el film, ya que no transpira y un exceso de humedad es contraproducente.

 

Cuando tengas el queso envuelto, mételo en la nevera dentro de un tupper: así, lo protegerás más y evitarás que el olor del queso se propague por todo el frigorífico.

 

Sin embargo, el queso fresco, una vez abierto el envase, deberás guardarlo en un tupper para que no eche corteza y pasarlo por agua antes de consumir. Una vez abierto, debes comerlo en máximo 2 días.

Los quesos gallegos son quesos muy frescos, por lo que normalmente se crea una corteza con tratamiento artificial antifúngica natural para evitar que desarrollen mohos, a excepción de Lar de Lares que tiene una corteza natural.

 

Una corteza natural es aquella que no ha sufrido ningún tratamiento plástico ni antifúngico; esto permite la floración de moho superficial y una total transpiración favoreciendo la correcta evolución de sabores y aromas en el queso.

También llamados cultivos de arranque, son cepas de mohos, bacterias o levaduras que se añaden a la leche para que se desarrollen en la misma y así conseguir una textura, corteza o matices concretos en el queso.

 

Parte de estas bacterias ya están presentes en la leche, pero para conseguir resultados más específicos, se añaden estos fermentos.

En la elaboración de queso también forma parte el cuajo, una sustancia que, añadida a la leche, produce unas enzimas coagulantes que permiten pasar de estado líquido a sólido. Puede tener varios orígenes: 

- Cuajo animal: del cuarto estómago de los corderos lechales se extrae la proteína quimosina. Esta proteína es convertida en el líquido que posteriormente se añade a la leche mediante un proceso de maceración en salmuera.

-Cuajo vegetal: algunas plantas también poseen aptitudes coagulantes que nos permiten cuajar la leche. Es el caso de la flor de cardo, de la alcachofa, o de la calabaza.

-Cuajo microbiano: Es un cuajo de laboratorio, que se consigue por medio de la mezcla de proteasas obtenidas bien por fermentación o por el uso de microorganismos autorizados para su uso en la industria alimentaria. Este cuajo se comercializa en líquido y polvo con distintos nombres comerciales.

-Cuajo sintético: preparados comerciales que ‘’clonan’’ las aptitudes coagulantes de ciertas enzimas.

Te explicamos brevemente el proceso por el cual los quesos pierden (de manera natural) la lactosa a lo largo de su maduración.

 

Debido a los procesos oxidativos de las bacterias que entran en contacto con la lactosa durante su fermentación, cuanto más avanza la maduración del queso (cuanto más viejo es), menos lactosa tiene, hasta que a los 18 meses, no queda rastro de lactosa.

 

A partir de aquí, se trata de conocer tu propio organismo y tu grado de ‘’tolerancia’’ a la lactosa: puedes hacer pruebas y observar cómo reacciona tu cuerpo ante los diferentes estados de maduración: si tienes dudas o una alergia severa, te recomendamos probar quesos de larga maduración (por encima de los 18 meses), los cuales ya no contienen trazas de lactosa.

Las tarifas de envío son para pedido mínimo de 10 €, con un coste de portes de:

10 € para compras inferiores a 30 €

5 € para compras de entre 30 y 50 €

0 € para compras superiores a 50 €


Importante.
Los pedidos se envían refrigerados a través de SEUR FRÍO en 24h siempre que se haga el pedido antes de las 13.00 h de lunes a jueves. Los pedidos realizados entre viernes y domingo serán expedidos el lunes y recibirás el pedido el martes con el fin de evitar que el pedido quede almacenado el fin de semana en la empresa de transporte.

Si tu pedido llega y no estás en casa, no te preocupes, la empresa de transportes te llamará para concertar una hora al día siguiente y tu pedido permanecerá refrigerado hasta su próxima entrega.

Para realizar el proceso de compra en Queixo Brigantia será necesario ser usuario registrado. Durante la primera compra se te solicitará un registro de usuario. Las ventajas de los usuarios registrados son las siguientes:


Histórico de pedidos.


Almacenamiento de direcciones de facturación y envío de forma que no tengan que reescribirse en cada pedido.


Cesta de la compra temporalmente guardados de forma que no pierdas tu elección.

En Queixos Brigantia disponemos de los siguientes métodos de pago, mediante tarjeta de crédito o débito Visa, Visa Electrón 4B, Euro6000 y MasterCard, en las cuales deberás introducir los datos de tu tarjeta durante la confirmación de tu pedido.

Se podrá optar por la devolución siempre que los productos recibidos no se correspondan con los pedidos, con la cantidad pedida, que el envase esté seriamente dañado afectando a la calidad del producto, o que los productos estén en mal estado en el momento de la recepción. 


En el caso de darse al menos uno de los supuestos anteriormente descritos y siempre que el cliente lo haya comunicado a Queixos Brigantia el mismo día de la recepción y en los casos señalados, lo haya hecho constar en el albarán de entrega, el cliente tendrá derecho a obtener la devolución del precio pagado, incluidos los impuestos y los gastos de envío.


A tal efecto y cuando proceda, el pedido deberá ser devuelto en su embalaje original. La devolución del importe se efectuará una vez haya sido comprobado por Queixos Brigantia, el defecto alegado, en el plazo máximo de 30 días. En el caso de que los productos, una vez devueltos, estuvieran en buenas condiciones no se devolverá al cliente el importe del pedido y se le podrá reexpedir, siempre que así lo solicite el cliente y vuelva a abonar los gastos de envío. En el caso que sólo parte de los quesos estuvieran defectuosos.

Se devolverá sólo la parte del precio correspondiente a ese producto, pero no los gastos de envío, que, en todo caso, son fijos.

Se podrá optar por la petición de reenvío del pedido o por la petición de la devolución del importe abonado por la compra, en ningún caso los gastos de envío correrían por cuenta del cliente iría a cargo de Queixos Brigantia.